lunes, 22 de mayo de 2017

Cómo detectar fotos falsas

foto falsa


Bulos, noticias falsas y medias verdades (o mentiras) han cobrado en los últimos tiempos un protagonismo exponencial. Nacen, crecen, se reproducen y difunden con facilidad, y cada vez es más complicado (si no imposible) darles muerte y hacerlas desaparecer. Los hay (no vamos a descubrir nada) quienes se han abonado a generarlas. Y entre tanto ruido, tanto ansia por ser el primero en dar la primicia, tanta falta de tiempo para contrastar y tan pocas ganas de hacerlo en algunos casos, se aceptan como válidas informaciones que no lo son, pero que se viralizan por medios online y redes sociales a toda velocidad.

En este maremagnum, las fotos son en muchos ocasiones las portadoras de falsedad: porque “una imagen vale más que mil palabras” y aporta un rasgo de certeza, a pesar de ya sabemos desde hace tiempo que se pueden alterar y modificar sin dificultad, a gusto del manipulador. Y porque en la mayoría de los casos, para falsear una imagen ni siquiera es necesario trucarla: basta con descontextualizarla, abstraerla del entorno, cambiar la fecha en la que fue tomada o no citarla, obviar un encuadre, cambiar el foco de atención.

Por eso, no está de más recordar que (más allá de memes y otras hierbas) es relativamente sencillo comprobar la veracidad de una imagen, saber si se publicó antes en algún medio online (cuándo y dónde), quién fue su autor, cómo se tomó, si formaba parte de una foto con otro encuadre, si se ha sufrido alguna variación respecto a la original. En definitiva: si es de fiar.

Aquí tienes tres formas de comprobarlo.

1. Búsqueda inversa de imágenes en Google
La opción más conocida y rápida: nos permitirá descubrir la fuente original de una imagen, la fecha aproximada en la que se publicó online por primera vez, dónde se ha replicado, otros tamaños de esa imagen y fotos similares (incluyendo las previas a su manipulación). Solo hay que ir a https://images.google.com e insertar la URL de la imagen o el archivo fotográfico: el sistema devolverá todos los resultados relacionados. A continuación, mediante al búsqueda avanzada puedes ordenarlos por fecha, averiguar cuándo apareció inicialmente y hacer seguimiento de las alteraciones. Incluso, restringiendo los resultados por idioma o región, trazar la ruta que ha seguido en su viralización.

2. TinEye
Una alternativa a la búsqueda inversa de imágenes de Google, con un mecanismo de búsqueda similar… y en ocasiones incluso más efectivo. A mí, al menos, me ha ayudado a identificar el origen de una foto supuestamente actual, pero publicada hace cinco años, más rápido que con Google. Lo tienes en: https://www.tineye.com/

3. Exif Viewer
Para conocer los datos EXIF de la foto, si ha sido sacada con cámara digital o con smartphone, según sus metadatos: fecha y hora en que fue sacada, configuración de la cámara digital que se utilizó y localización según el GPS conectado a la cámara, por ejemplo. OJO: Facebook y Twitter elminan por defecto los datos EXIF de las fotos que los usuarios suben a sus plataformas. Solo tienes que subir el archivo o la URL de la foto a: http://exif-viewer.com/

Y tú, ¿qué otras formas de identificar fotos falsas conoces?



¿Quieres recibir contenidos exclusivos?
Suscríbete a la newsletter del blog

No hay comentarios:

Publicar un comentario