lunes, 17 de julio de 2017

Blockchain: de la cadena de bloques al encadenamiento de retos

Blockchain



Con este título encabezo el capítulo con el que participo en el whitepaper “Digital Business & Disruptive Technology” editado por Madrid School of Marketing, que analiza los retos y desafíos que deben abordar los profesionales del marketing y la comunicación. En él trato de esbozar en qué consiste el blockchain, qué aplicaciones concretas está teniendo y qué desafíos plantea. Os dejo el contenido del capítulo, podéis descargar gratis el whitepaper completo aquí.

“Esta tecnología representa nada menos que la segunda generación de Internet y tiene el potencial de transformar el dinero, los negocios, gobierno y sociedad”, advertía ya en junio de 2016 el World Economic Forum (WEF). ¿De qué hablaba? De blockchain, la tecnología que está detrás de la moneda virtual más conocida del mundo, el bitcoin. Más que una tecnología, un conjunto de ellas: las que hacen posible que ordenadores puedan gestionar información compartiendo un registro distribuido, descentralizado y sincronizado entre todos ellos, para transmitir dicha información de modo seguro, encriptada, respetando la identidad y de forma que el registro sea inalterable y no se pueda borrar, para que no sea posible manipular los datos. Ahí es nada. 

Ahora bien, ¿qué hace al blockchain (o cadena de bloques) tan singular? Entre otras, su capacidad para saltarse intermediarios a la hora de realizar transacciones, reforzando al mismo tiempo la confianza en la operación. Y además, sobre todo, su carácter transversal, aplicable a múltiples actividades en banca, energía, administración, contratación, telecomunicaciones…

La advertencia del WEF no era baladí: la aplicación de esta nueva tecnología dará, está dando ya, lugar a nuevas formas de gestionar y entender múltiples facetas de la vida y los negocios. Japón se convirtió el 1 de abril de 2017 en el primer país en reconocer el bitcoin como medio de pago legal, con la entrada en vigor de su nueva Ley de Servicios de Pago; aunque no llega a aceptarla como moneda de curso legal, sino solo como un activo más, representa un paso en hacer esta moneda menos virtual y más real.

Poco más tarde, en mayo, en España se anunciaba la creación de la Red Lyra, la mayor cadena de bloques del país, en la que se han unido una veintena de empresas de la talla de Gas Natural, Santander, BBVA, Sabadell, Iberdrola, Bankia y Cepsa para desarrollar nuevos sistemas para que cualquier persona pueda identificarse digitalmente de forma segura. Se trata, según sus fundadores, del primer proyecto de blockchain en el mundo que engloba a empresas de múltiples sectores. Su objetivo es que cada entidad o usuario que forme parte de la red tenga asociado un documento digital en el que se pueda guardar de forma segura todo lo necesario para su identificación y firma legal, certificado por notarios. ¿Dónde quedó el DNI electrónico?

Por su propias características, la identidad digital es, de hecho, campo abonado para que entre en acción el blockchain. Naciones Unidas tiene en marcha un ambicioso proyecto denominado ID2020, en colaboración con empresas privadas, con el objetivo de garantizar el acceso a una identidad digital a los 1.500 millones de personas en todo el mundo que aún carecen de identidad oficial reconocida, de ningún tipo: refugiados, víctimas de la trata de personas, individuos bajo el umbral de la pobreza… Todo ello, basado en… Sí: blockchain.

Pero hay más: se prevé que blockchain resulte clave en sectores como el trading de la energía, por la naturaleza descentralizada de este sistema; en el sector financiero, donde según el WEF el 80% de los bancos tiene ya en mente proyectos relacionados con blockchain; o el asegurador, en el que cinco grandes compañías europeas (Aegon, Zurich, Allianz, Munich Re y Swiss Re) se han unido para crear B3i y explorar usos de la tecnología bockchain en, por ejemplo, reaseguros.

Pero no todo son macroproyectos: existen también iniciativas más modestas, de pequeño alcance, más orientadas a impactar en la vida cotidiana. Como el Brooklyn Microgrid de Nueva York, que permite a los habitantes de este barrio comprar y vender energía solar generada localmente (por ejemplo, en paneles situados en los tejados o azoteas de sus casas). O Sharge, una red creada por emprendedores españoles destinada a la recarga de vehículos eléctricos, a través de Internet y utilizando blockchain.

Quedan aún, no obstante, varios desafíos y lagunas pendientes. Ya hay quien advierte de que el interés de tantas empresas por desarrollar esta tecnología puede llevar a la creación de múltiples blockchains con diversos protocolos, lo que dificultaría la gestión. Surge también la duda sobre las implicaciones regulatorias y legislativas que puede aparejar la aplicación práctica de esta tecnología, y los cambios que será necesario implementar. ¿Podría llegar a ser el blockchain un agujero para el lavado de dinero en transacciones financieras? ¿Cómo afectará el valor de la criptodivisa al valor de las respectivas monedas nacionales? Si el blockchain se basa en la trazabilidad y en la inalterabilidad del registro, ¿hasta qué punto interfiere en el derecho a la privacidad?

El reto del desarrollo del blockchain no ha hecho más que empezar.

Y tú, ¿qué opinas? ¿Será el blockchain el equivalente a la segunda generación de Internet?

Si te ha gustado este post, quizás te interese leer:

Foto: FreeDigitalPhotos

¿Quieres recibir contenidos exclusivos?
Suscríbete a la newsletter del blog

lunes, 3 de julio de 2017

5 Tendencias en marketing online en entornos B2B

marketing b2b



El 70% de las empresas tiene como clientes otras empresas, es decir, opera en entornos B2B, y de ellas, el 43% ya vende online: son algunos de los grandes datos del informe “Estrategia digital en entornos B2B: marketing en 2017” que acaba de presentar Adigital, en el que se analizan objetivos, canales y tendencias del sector. Como telón de fondo, los retos y las oportunidades que la economía digital ofrece a la transformación de las empresas B2B.

En este sentido, llama la atención el volumen de facturación de las empresas que han participado en este estudio: la inmensa mayoría, un 57,1%, factura menos de un millón de euros al año, es decir, se trata de negocios de pequeño tamaño, lo que podría indicar o bien que el B2B online es un sector muy atomizado, o bien que las empresas de mediano y gran tamaño dedicadas a B2B no son intensivas en estrategias de marketing online, o no han respondido a la encuesta de Adigital (por el motivo que sea).

El estudio proporciona, en cualquier caso, una interesante radiografía de la situación actual y las tendencias de futuro en estrategia digital B2B. Aquí tienes las principales: