lunes, 18 de diciembre de 2017

¿Quién manipula las redes sociales con noticias falsas? Cómo seguirle la pista a bots, trolls y otras hierbas

Noticias falsas en redes sociales


Mucho se ha hablado en los últimos meses sobre las noticias falsas, las campañas de desinformación, su difusión e impacto a través de medios online y redes sociales y la manipulación que generan. Lo de menos es ya que Facebook, Twitter y Google lleven tiempo intentando poner en marcha (o eso dicen) medidas contra las noticias falsas que se comparten en sus respectivas plataformas o que cobran relevancia a través de búsquedas online.

Las fake news han cobrado ya estatus de “guerra híbrida”: en la nueva Estrategia de Seguridad Nacional 2017 que aprobó hace unas semanas el Gobierno español en sustitución de la de 2013, se incluye por primera vez las “campañas de desinformación” como parte de la “guerra híbrida”. Casi simultáneamente, la Unión Europea aprobó una dotación de 800.000 euros para reforzar a East StratCom Task Force, la unidad contra la desinformación y diseminación de bulos en redes sociales creada en 2015.

Pero, ¿hasta qué punto son detectables (o no) las campañas de manipulación en redes sociales?

Precisamente en su detección e identificación radica el mayor desafío, más aún cuando tienen un alcance internacional. Hay, no obstante, varias iniciativas y proyectos dedicados a investigar, identificar y visibilizar este tipo de campañas con noticias falsas. Si quieres estar al día de cómo y quién manipula las redes sociales, más allá de las fronteras de tu propio país, échale un vistazo periódicamente a estas cuatro plataformas.


Promovida por el Oxford Internet Institute de la Universidad de Oxford, esta iniciativa investiga “la interacción entre algoritmos, automatización y política”. En otras palabras, analiza cómo se manipulan las redes sociales e Internet para amplificar o restringir contenidos políticos, desinformaciones y mensajes de odio y manipular la opinión pública, principalmente durante periodos electorales.

En su web podrás consultar múltiples documentos y estudios sobre esta materia, desde cómo funcionan los bots sociales hasta qué posibilidad hay de detectar noticias falsas mediante blockchain.

Su documento de trabajo “Troops, Trolls and Troublemakers: A Global Inventory of Organized Social Media Manipulation” describe, por ejemplo, cómo operan las “cibertropas” en 28 países en los que han identificado organizaciones creadas específicamente para la manipulación de la opinión pública, financiadas en su mayoría, según afirman, con dinero público. Y advierten: “Los regímenes autoritarios no son los únicos, ni siquiera los mejores, que manipulan de forma organizada las redes sociales”.

Interesante resulta también su informe “Computational Propaganda Worlwide”, en el que analiza cómo se han utilizado o se están utilizando las redes sociales para manipular la opinión pública en nueve países en concreto: Estados Unidos, China, Rusia, Polonia, Brasil, Canadá, Alemania, Ucrania y Taiwán.


Se trata del proyecto liderado por la unidad de la Unión Europea contra los bulos y la desinformación, la European External Action Service East Stratcom Task Force, para identificar y responder a las campañas de desinformación, específicamente las promovidas por el Kremlin.

Desde septiembre de 2015 han analizado 3.500 casos de desinformación, todos ellos recogidos en la base de datos pública de la web: puedes hacer búsquedas por temática, fecha, palabra clave e idioma.

Por ejemplo, si se busca “Catalonia” se puede encontrar una decena de casos de desinformación o falsas noticias, como la de que las Islas Baleares también reclaman la independencia de España, publicado en septiembre por Sputnik, o que los europeos inventaron la teoría del separatismo global.


Esta iniciativa del think tank estadounidense Atlantic Council se presenta como los #DigitalSherlocks (hashtag incluido) de Internet, con el objetivo de hacer seguimiento de las campañas de desinformación globales, las noticias falsas y los ataques contra la democracia.

Aunque el enfoque podría parecer muy amplio, este laboratorio está enfocado principalmente a hacer seguimiento de las noticias falsas y manipulaciones promovidas desde territorio de Rusia y/o amparadas por el Gobierno ruso. Entre sus últimos informes figuran un análisis sobre cómo los trolls rusos orquestaron una campaña de fraude con motivo de las elecciones por la independencia de Escocia de septiembre de 2014 (reclamando una nueva votación) y otro sobre los bombardeos que Rusia sigue haciendo sobre Siria.


Este proyecto trata de establecer un “indicador de confianza” de las noticias que publican los medios de comunicación, para respaldar la credibilidad y calidad del periodismo. Entre los socios del proyecto están The Economist, The Globe, La Reppublica, La Stampa y The Washington Post (no, no hay ningún medio español), y está amparado por Santa Clara University, en Silicon Valley. El indicador de confianza abarca ocho categorías: mejores prácticas, experiencia del autor, tipo de trabajo, referencias y citas, métodos, ubicación local, diversidad de puntos de vista y la capacidad para dar feeback.

En noviembre, Facebook y Google anunciaron que se unían a The Trust Project y que comenzarían a introducir el indicador de veracidad en los artículos periodísticos difundidos a través de sus respectivas plataformas. El objetivo sería, según Facebook, ayudar a las personas a acceder a información de contexto importante para ayudarles a evalucar si los artículos son de un medio en el que confían y la propia historia es creíble. Bing y Twitter participan también en The Trust Project.

Y a ti, ¿te interesa saber cómo se manipula la información en redes sociales?

Foto: Freepik

1 comentario:

  1. Y curiosamente es un tema ahora candente y de máxima actualidad. Las redes sociales son ahora una gran influencia para el público y una gran herramienta actual para el marketing online. Sabemos de lo que hablamos.

    Un saludo desde https://www.proindex-studio.com/

    ResponderEliminar